Boletin 8 Octubre

Bulletin

Dos estadounidenses y un japonés reciben el Nobel de Física

Tres investigadores del espacio, los estadounidenses Raymond Davis Jr. y Riccardo Giacconi y el japonés Masatoshi Koshiba, fueron galardonados hoy en Estocolmo con el premio Nobel de Física por sus trabajos en la detección de neutrinos y el descubrimiento de las fuentes de los rayos X en el Universo.

La Academia Suecia de las Ciencias anunció esta mañana la concesión del premio a los tres investigadores y justificó su decisión por los “trabajos pioneros en el ámbito de la astrofísica” que éstos llevaron a cabo a lo largo de su carrera.

Davis Jr. y Koshiba fueron galardonados por los experimentos en los que consiguieron detectar la presencia de neutrinos, que surgen como resultado de la transformación del hidrógeno en el helio,
reacción que supone la fuente de energía del sol.

Anteriores investigaciones establecieron que la masa de helio que surge tras la transformación es inferior a la del hidrógeno, lo cual se explicaría por la creación de dos neutrinos por cada núcleo de
helio transformado.

Sin embargo, los investigadores tenían problemas para poder demostrar la existencia de los neutrinos, de masa ínfima, y que apenas reaccionan con la materia. Por el cuerpo humano, por ejemplo, pasan miles de millones de neutrinos por segundo sin que uno mismo
se percate de ello.

Los experimentos del profesor de la Universidad de Pennsylvania Davis Jr. y, posteriormente, del investigador de la Universidad de Tokio, Koshiba, sirvieron para probar esta teoría y capturar algunos de estos neutrinos.

Davis Jr. fue el único científico que, a finales de los años 50, intentó probar la existencia de neutrinos procedentes del sol e intentó que algunos de los de mayor energía pudieran reaccionar con un núcleo de cloro, formando un núcleo de argón radiactivo.

En los años 60, comenzó un experimento que se prolongó hasta 1994 en el que colocó un tanque con capacidad para 600 toneladas de cloro-etileno dentro de una mina de Dakota del Sur para que los neutrinos reaccionaran con los átomos de cloro para crear argón.

La gran aportación del experimento fue la posibilidad de extraer los átomos de argón, de los que, en los más de treinta años de duración del experimento, se pudieron localizar unos 2.000.

Por su parte, el equipo japonés dirigido por Koshiba construyó un detector formado por un tanque de agua con núcleos atómicos que, al reaccionar con los neutrinos, generaban haces de luz que eran
capturados por detectores.

Los trabajos de ambos investigadores permitieron la fundación de un nuevo campo de investigación y continuaron los del premio Nobel de Física de 1995, Frederick Reines, que en los años 50 logró
mostrar que es posible detectar los neutrinos, aunque en este caso no los procedentes del sol, sino de un reactor nuclear.

Raymond Davis Jr. nació en 1914 en Washington (Estados Unidos), se doctoró en la Universidad de Yale y es profesor emérito del departamento de Física y Astronomía de la Universidad de
Pennsylvania.

Por su parte, Masatoshi Koshiba nació en 1926 en Toyohashi (Japón), obtuvo su título de doctor en la universidad de Rochester y tiene el cargo de profesor emérito de la Universidad de Tokio, donde
desarrolla su trabajo en el Centro Internacional de Física de Partículas Elementales.

La Academia Sueca decidió que ambos compartieran el premio con el científico nacido en Italia pero con pasaporte estadounidense Riccardo Giacconi, por “el descubrimiento de fuentes cósmicas de
rayos X”.

Giacconi estableció los principios para la construcción de un telescopio que detectara los rayos X procedentes del espacio y llevó a cabo experimentos con cohetes para demostrar la presencia de esta radiación en el Universo.

Tras el éxito de estos primeros experimentos, el nuevo premio Nobel inició la construcción de un satélite destinado a buscar fuentes de rayos X en el espacio que fue lanzado en 1970 y, posteriormente, de un telescopio que consiguiera ofrecer imágenes nítidas de ellas que entró en funcionamiento en 1978.

Giacconi es también el constructor del observatorio de rayos X Chandra (EEUU), que desde su lanzamiento en 1999 envió imágenes detalladas de cuerpos celestes.

El científico italo-estadounidense nació en 1931 en Génova (Italia), se doctoró en la Universidad de Milán y en la actualidad es director de la compañía Associated Universities de Washington.

(ABC)

Arriba

Top model y comediante proclaman mensaje pro-vida en Hollywood

NUEVA YORK, 7 Oct. 02

Kathy Ireland, hasta hace poco una de las modelos más cotizadas de Estados Unidos, y Patricia Heaton, una ascendente comediante que ganó un Emmy por la serie “Everybody Loves Raymond”, desafiaron a la comunidad mayoritariamente abortista de Hollywood, con enérgicas declaraciones a favor de los no nacidos.

Las famosas concedieron entrevistas televisivas en las que hablan abiertamente de su postura a favor de la vida y que han cuestionado a más de uno.

Kathy Ireland se presentó en el programa “Hannity and Colmes” de la cadena Fox News, durante el cual, el conductor Alan Colmes, trató de arrinconarla para que hable del aborto arguyendo que el tema no debe ser un asunto político sino una decisión personal.

Ireland cuestionó si es correcto “que el gobierno permita el asesinato de un ser humano inocente”. “Las evidencias me dicen que el no nacido es un ser humano. Desde el momento de la concepción, comienza una nueva vida con una huella genética completa. El sexo está determinado, el tipo de sangre está determinado”.

La ex modelo desafió al conductor pidiéndole alguna evidencia que demuestre que el no nacido no es un ser humano antes de promover el aborto.

Después de varios minutos, el otro conductor del espacio, Sean Hannity, volvió a tocar el tema con Ireland, arguyendo que habían recibido muchos correos electrónicos de gente sorprendida por su férrea posición en medio de un ambiente en el que la mayoría está de acuerdo con el aborto.

“Sé que no es asunto muy popular. Yo estuve a favor del aborto. Siempre he luchado por los derechos de la mujer y aunque me hice cristiana a los 18 años, seguí siendo pro-choice porque creí que se trataba de la decisión de la mujer. Pero desde el momento en que aprendió que el no nacido era un ser humano y no una parte del cuerpo de la mujer, sólo pude optar por defender a los más vulnerables entre nosotros”

Según Ireland, la tecnología ahora permite que nadie pueda decir lo contrario: el no nacido es un ser huamno, “la tecnología ha recorrido un largo camino desde Roe vs. Wade”, el caso judicial que permitió la legalización del aborto en Estados Unidos.

Feminista sí… pero por la vida

Patricia Heaton, que interpreta a la esposa de Raymond Barone en la serie cómica “Everybody Loves Raymond”, se presentó en el programa “The O’Reilly Factor” de Fox News para hablar de su nuevo libro “Maternidad y Hollywood: Cómo conseguir un empleo como el mío”, pero el conductor Bill O’Reilly rápidamente orientó la discusión hacia su postura pro-vida. “Tú eres pro-vida en un pueblo que es casi 100 por ciento pro-choice”, dijo el conductor.

Heaton, casada y con cuatro hijos, se presentó ante cámaras como directiva de “Feministas por la Vida” asociación que defiende a los no nacidos. “Nosotros tenemos una postura que la gente no ha escuchado antes, ser pro-vida es un asunto feminista”, dijo.

“Las primeras feministas eran pro-vida. Y realmente el aborto es una agresión contra la mujer y no se le presenta como tal”, señaló Heaton.

Asimismo, confesó que muchas veces es insultada en la calle por su postura y aceptó que otras famosas como Susan Sarandon o Barbra Streisand, no le tendrían mucha simpatía porque son activistas abortistas.

Sin embargo, aseguró que seguirá trabajando por los no nacidos porque como “feminista por la vida”, su misión es ayudar a las mujeres que todavía no son madres y aquellas que están embarazadas y necesitan ayuda.

Asimismo, aseguró –ante una pregunta del conductor- que si ella fuera una de las jueces de la Corte Suprema, votaría para prohibir el aborto y no le angustia pensar que podría perder su empleo en Hollywood por su posición.

“He pensado en esto. En el ámbito persona, como cristiana, no tendré a Barbra Streisand al frente cuando tenga que dar cuentas de mi vida”, concluyó Heaton.

(Aciprensa)

Arriba

Católicos preparan a niños de la calle como futuros chefs en Guatemala

GUATEMALA, 7 Oct. 02

Jóvenes católicos han convertido al Centro Educativo San Judas de la capital guatemalteca en un centro de formación profesional para adolescentes de escasos recursos rescatados de las calles.

Con el objetivo de capacitar a niños y jóvenes abandonados para que puedan trabajar en el creciente mercado de hoteles y restaurantes del país, el Centro ha comenzado a ofrecer un exitoso taller de gastronomía.

Los alumnos aprenden a producir pan y cocinar platillos típicos. Además, la comida que preparan durante el aprendizaje es puesta a la venta para sufragar algunos costos, según indicaron las autoridades del Centro.

“Queremos traer nuevo equipo”, dijo el Padre Axel Sánchez, director del plantel.

Para equiparlo con la última tecnología recaudarán fondos a través de un festival culinario organizado por el Fondo Unido de Guatemala y la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana.

“Participarán cuatro renombrados chefs de Guatemala”, subrayó Eduardo Palacios, presidente de Fondo Unido.

Esta actividad se llevará a cabo el próximo 9 de octubre en el hotel Guatemala City Marriott. El menú lo prepararán los chefs Jake Denburg, Paulina Delgado, Humberto Domínguez y Horacio Chun.

(Aciprensa)

Arriba

Malestar de la Custodia de Tierra Santa por el voto de EEUU sobre Jerusalén
Declaraciones del padre David Jäger, portavoz

JERUSALÉN, 7 octubre 2002

La Custodia franciscana de Tierra Santa ha criticado la decisión del Congreso de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel por considerar que no respeta las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos.

El presidente Bush, aún firmando la normativa, sin embargo ha precisado que no quiere modificar el estatus de Jerusalén y ha condenado la interferencia en sus prerrogativas.

En declaraciones a «Radio Vaticano», el padre David Jäger, portavoz de la Custodia di Terra Santa, aclara: «Es evidente que la iniciativa de los diputados estadounidenses no agrada a la Administración Bush que ha hecho saber que seguirá ateniéndose al derecho internacional en esta materia».

«Jerusalén, antes que nada, tiene una relevancia mundial –sigue explicando–. Por tanto, deberían responderse a las exigencias de Naciones Unidas, en el respeto de la dimensión internacionalmente relevante de Jerusalén».

«El tipo soberanía territorial dependerá de las negociaciones entre israelíes y palestinos, que ya se comprometieron en 1993 a negociar sobre la ciudad –aclara el padre Jäger–. Se puede luego prever que se sigan los criterios ordinarios sobre autodeterminación de las poblaciones que viven en la ciudad».

«Como se sabe, la Santa Sede, en perfecta sintonía con Naciones Unidas, reivindica desde siempre el estatuto especial internacionalmente garantizado para Jerusalén», explica.

«Es motivo de especial satisfacción que, en 1997, la Asamblea General de Naciones Unidas haya confirmado esta perspectiva», recuerda el franciscano.

Gracias a esta ley, las negociaciones de paz podrán garantizar los derechos de los creyentes de las tres religiones, subraya.

Explicando el sentido de la propuesta vaticana para Jerusalén y de la resolución de la ONU, concluye «ya que los santos lugares afectan a una parte tan grande de la humanidad, no es posible que su suerte dependa de una u otra nación. Es necesario que la responsabilidad la asuma la comunidad internacional, mediante un organismo representativo».

(ZENIT.org)

Arriba

El Papa festeja la canonización de Escrivá junto a 200 mil peregrinos
Antes había celebrado la misa de acción de gracias el Prelado del Opus Dei

CIUDAD DEL VATICANO, 7 octubre 2002

Los peregrinos volvieron a llenar este lunes la plaza de San Pedro del Vaticano para celebrar con una eucaristía de acción de gracias y un encuentro festivo con Juan Pablo II la canonización de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

El encuentro, en el que participaron unas 200 mil personas de unos 80 países, dio la oportunidad al Papa para recoger la herencia que ha dejado a los miembros del Opus Dei y a la Iglesia universal el nuevo santo.

La fiesta culminó cuando el obispo de Roma dio la bienvenida oficial a Su Beatitud Teoctist, patriarca de la Iglesia ortodoxa rumana, quien estará de visita a Roma hasta el 13 de octubre para agradecer la visita que el Papa hizo a su país en mayo de 1999.

Tras la celebración de la eucaristía, presidida por el obispo Javier Echevarría, prelado del Opus Dei, el Santo Padre llegó a la plaza abordo de un coche descubierto, entre las ovaciones de los presentes, para trazar en cuatro idiomas el perfil del nuevo santo.

El océano de gente que se extendía ante sus ojos, era, según explicó el mismo sucesor de Pedro al comenzar su discurso, «un signo del celo apostólico que ardía en el alma de san Josemaría».

«En el fundador del Opus Dei destaca el amor por la voluntad de Dios –dijo el Papa–. Existe un criterio seguro de santidad: la fidelidad en el cumplimiento de la voluntad divina hasta sus últimas consecuencias. El Señor tiene un proyecto para cada uno de nosotros, a cada uno le confía una misión sobre la tierra. El santo no logra ni siquiera concebirse a sí mismo fuera del designio de Dios: vive sólo para realizarlo».

«San Josemaría –aseguró el pontífice– fue escogido por el Señor para anunciar la llamada universal a la santidad y para indicar que la vida de todos los días, las actividades comunes, son camino de santificación. Se podría decir que fue el santo de lo ordinario».

«De hecho, estaba convencido de que para quien vive desde una visión de fe todo ofrece una oportunidad de encuentro con Dios, todo se convierte en estímulo para la oración. Desde este punto de vista, la vida cotidiana revela una grandeza insospechada. La santidad se presenta verdaderamente al alcance de todos».

«Escrivá de Balaguer fue un santo de gran humanidad –siguió explicando el pontífice en castellano–. Todos los que lo trataron, de cualquier cultura o condición social, lo sintieron como un padre, entregado totalmente al servicio de los demás, porque estaba convencido de que cada alma es un tesoro maravilloso; en efecto, cada hombre vale toda la Sangre de Cristo».

«Esta actitud de servicio es patente en su entrega al ministerio sacerdotal y en la magnanimidad con la cual impulsó tantas obras de evangelización y de promoción humana en favor de los más pobres.
El Señor le hizo entender profundamente el don de nuestra filiación divina», aseguró el Santo Padre.

«Él enseñó a contemplar el rostro tierno de un Padre en el Dios que nos habla a través de las más diversas vicisitudes de la vida. Un Padre que nos ama, que nos sigue paso a paso y nos protege, nos comprende y espera de cada uno de nosotros la respuesta del amor», añadió.

«La consideración de esta presencia paterna, que lo acompaña a todas partes, le da al cristiano una confianza inquebrantable; en todo momento debe confiar en el Padre celestial. Nunca se siente solo ni tiene miedo. En la Cruz –cuando se presenta– no ve un castigo sino una misión confiada por el mismo Señor. El cristiano es necesariamente optimista, porque sabe que es hijo de Dios en Cristo», concluyó.

(ZENIT.org)

Arriba

El cardenal Ratzinger y san Josemaría Escrivá
«Dejar obrar a Dios»

ROMA, 7 octubre 2002

Publicamos el artículo que este domingo publicaron «L’Osservatore Romano» en su edición italiana y el diario español ABC sobre san Josemaría Escrivá de Balaguer escrito por el cardenal Joseph Ratzinger.

* * *

Siempre me ha llamado la atención el sentido que Josemaría Escrivá daba al nombre Opus Dei; una interpretación que podríamos llamar biográfica y que permite entender al fundador en su fisonomía espiritual. Escrivá sabía que debía fundar algo, y a la vez estaba convencido de que ese algo no era obra suya: él no había inventado nada: sencillamente el Señor se había servido de él y, en consecuencia, aquello no era su obra, sino la Obra de Dios. Él era solamente un instrumento a través del cual Dios había actuado.

Al considerar esta actitud me vienen a la mente las palabras del Señor recogidas en el evangelio de San Juan 5,17: «Mi Padre obra siempre». Son palabras expresadas por Jesús en el curso de una discusión con algunos especialistas de la religión que no querían reconocer que Dios puede trabajar en el día del sábado. Un debate todavía abierto y actual, en cierto modo, entre los hombres –también cristianos– de nuestro tiempo. Algunos piensan que Dios, después de la creación, se ha «retirado» y ya no muestra interés alguno por nuestros asuntos de cada día. Según este modo de pensar, Dios no podría intervenir en el tejido de nuestra vida cotidiana; sin embargo, en las palabras de Jesucristo encontramos la respuesta contraria. Un hombre abierto a la presencia de Dios se da cuenta de que Dios obra siempre y de que también actúa hoy; por eso debemos dejarle entrar y facilitarle que obre en nosotros. Es así como nacen las cosas que abren el futuro y renuevan la humanidad.

Todo esto nos ayuda a comprender por qué Josemaría Escrivá no se consideraba «fundador» de nada, y por qué se veía solamente como un hombre que quiere cumplir una voluntad de Dios, secundar esa acción, la obra -en efecto- de Dios. En este sentido, constituye para mí un mensaje de gran importancia el teocentrismo de Escrivá de Balaguer: está en coherencia con las palabras de Jesús esa confianza en que Dios no se ha retirado del mundo, porque está actuando constantemente, y en que a nosotros nos corresponde solamente ponernos a su disposición, estar disponibles, siendo capaces de responder a su llamada. Es un mensaje que ayuda también a superar lo que puede considerarse como la gran tentación de nuestro tiempo: la pretensión de pensar que después del big bang, Dios se ha retirado de la historia. La acción de Dios no «se ha parado» en el momento del big bang, sino que continúa en el curso del tiempo, tanto en el mundo de la naturaleza como en el de los hombres.

El fundador de la Obra decía: «Yo no he inventado nada, es Otro quien lo ha hecho todo. Yo he procurado estar disponible y servirle como instrumento». Esta palabra, y toda la realidad que llamamos Opus Dei, está profundamente ensamblada con la vida interior del Fundador, que aún procurando ser muy discreto en este punto, da a entender que permanecía en diálogo constante, en contacto real con Aquel que nos ha creado y obra por nosotros y con nosotros. De Moisés se dice en el libro del Éxodo (33,11) que Dios hablaba con él «cara a cara, como un amigo habla con un amigo». Me parece que, si bien el velo de la discreción esconde algunas pequeñas señales, hay fundamento suficiente para poder aplicar muy bien a Josemaría Escrivá eso de «hablar como un amigo habla con un amigo», que abre las puertas del mundo para que Dios pueda hacerse presente, obrar y transformar todo.

En esta perspectiva se comprende mejor qué significa santidad y vocación universal a la santidad. Conociendo un poco la historia de los santos, sabiendo que en los procesos de canonización se busca la virtud «heroica» podemos tener, casi inevitablemente, un concepto equivocado de la santidad porque tendemos a pensar: «Esto no es para mí». «Yo no me siento capaz de realizar virtudes heroicas». «Es un ideal demasiado alto para mí». En ese caso la santidad estaría reservada para algunos «grandes» de quienes vemos sus imágenes en los altares y que son muy diferentes a nosotros, pecadores normales. Tendríamos una idea totalmente equivocada de la santidad, una concepción errónea que ya fue corregida –y esto me parece un punto central– por el propio Josemaría Escrivá.

Virtud heroica no quiere decir que el santo sea una especie de «gimnasta» de la santidad, que realiza unos ejercicios inasequibles para llevarlos a cabo las personas normales. Quiere decir, por el contrario, que en la vida de un hombre se revela la presencia de Dios, y queda más patente todo lo que el hombre no es capaz de hacer por sí mismo. Quizá, en el fondo, se trate de una cuestión terminológica, porque el adjetivo «heroico» ha sido con frecuencia mal interpretado. Virtud heroica no significa exactamente que uno hace cosas grandes por sí mismo, sino que en su vida aparecen realidades que no ha hecho él, porque él sólo ha estado disponible para dejar que Dios actuara. Con otras palabras, ser santo no es otra cosa que hablar con Dios como un amigo habla con el amigo. Esto es la santidad.

Ser santo no comporta ser superior a los demás; por el contrario, el santo puede ser muy débil, y contar con numerosos errores en su vida. La santidad es el contacto profundo con Dios: es hacerse amigo de Dios, dejar obrar al Otro, el Único que puede hacer realmente que este mundo sea bueno y feliz. Cuando Josemaría Escrivá habla de que todos los hombres estamos llamados a ser santos, me parece que en el fondo está refiriéndose a su personal experiencia, porque nunca hizo por sí mismo cosas increíbles, sino que se limitó a dejar obrar a Dios. Y por eso ha nacido una gran renovación, una fuerza de bien en el mundo, aunque permanezcan presentes todas las debilidades humanas. Verdaderamente todos somos capaces, todos estamos llamados a abrirnos a esa amistad con Dios, a no soltarnos de sus manos, a no cansarnos de volver y retornar al Señor hablando con Él como se habla con un amigo sabiendo, con certeza, que el Señor es el verdadero amigo de todos, también de todos los que no son capaces de hacer por sí mismos cosas grandes.

Por todo esto he comprendido mejor la fisonomía del Opus Dei: la fuerte trabazón que existe entre una absoluta fidelidad a la gran tradición de la Iglesia, a su fe, con desarmante simplicidad, y la apertura incondicionada a todos los desafíos de este mundo, sea en el ámbito académico, en el del trabajo ordinario, en la economía, etc. Quien tiene esta vinculación con Dios, quien mantiene un coloquio ininterrumpido con Él, puede atreverse a responder a nuevos desafíos, y no tiene miedo; porque quien está en las manos de Dios, cae siempre en las manos de Dios. Es así como desaparece el miedo y nace el coraje de responder a los retos del mundo de hoy.

(ZENIT.org)

Arriba

Respuesta a una Carta de una amiga que se alejó de la Iglesia

Kenya M. Carrasquillo

“El señor obra por senderos misteriosos”

Amiga te doy las gracias porque tu carta me permitió buscar más y Dios ha sido tan misericordioso que me ha iluminado para que, a la luz del Catecismo de la Iglesia Católica conozcas por que profeso la fe de la única iglesia de dos mil años.

Amiga nuestro Señor Jesucristo no se puede equivocar porque Él es Dios. Jesús fundó una sola Iglesia bajo el cuidado de Pedro y los Apóstoles.     El mismo Señor lo afirma cuando dice: “Y ahora, Yo te digo: Tú eres Pedro, o sea Piedra, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia “ (Mateo 16,18). Dios quería un líder que lo representara y escogió a Pedro. Cristo dejó establecida una sola iglesia y quería que se mantuviera unida, en armonía de fe y moral.     “Y habrá un sólo rebaño como hay un sólo pastor”(Juan 10,16).

En la oración de Jesús por el nuevo pueblo de Dios, Él pide al Padre que seamos todos uno, como El y el Padre son uno (Juan 17,11).

El protestantismo no ha sido fiel al deseo de unidad de Cristo, separándose de la Iglesia Católica y dividiendo el cristianismo en innumerables sectas. La Iglesia fue fundada por Cristo en el año 33 aproximadamente en Jerusalén y el primer evangelio se escribe cerca del año 65 D.C. Lo que evidencia que la Iglesia es 32 años más antigua que los primeros escritos neotestamentarios. Los hermanos separados usan el texto, “En el principio era la Palabra…”(Juan 1,1) para probar que la Biblia es anterior al pueblo de Dios y a la cristiandad, pero a quien se refiere ese pasaje es a Cristo, el Verbo eterno del Padre, y no a la Sagrada Escritura. De hecho el texto completo reza así: ‘En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios” y en Juan 1,14: “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”, refiriéndose al misterio de la Encarnación de Cristo. La fórmula correcta es: Dios escoge a un pueblo, al que revela e inspira, y esta nación o comunidad de creyentes, para conservar la riqueza doctrinal, moral y vital de la revelación, decide escribir (en distintos libros) lo aprendido a través de los años por la tradición oral. Gracias a los primeros cristianos que deciden unir estos libros y “crear” la Biblia. Cristo no escribió ni mandó a escribir a los Apóstoles, sino a predicar el Evangelio (Mateo 28,19; Marcos 16,15).     Fue la Iglesia Católica fundada por Cristo (Mateo 16, 18 y 19) “Tú eres Pedro o sea Piedra y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.     Ni el mal no la muerte la podrán vencer.”     “Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: Todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo, y lo que desates en la tierra será desatado en los cielos.”   La Iglesia, iluminada por el Espíritu Santo, fue la que escribió lo que vio y escuchó de Cristo, así como las reflexiones que Pablo y los demás Apóstoles hicieron sobre su Persona. También es cierto que Cristo no otorgó la autoridad para enseñar a un libro-La Biblia- sino a los Apóstoles, magisterio vivo de su Palabra (Mateo 28, 19-20, 15-18; Hechos 2,42).

La Iglesia (al igual que Moisés con el Pentateuco o la Toráh) recogió los rollos y papiros dispersos, del Antiguo y Nuevo Testamento y los unió en un sólo tomo o libro al que hoy llamamos Biblia. La Iglesia tradujo la Biblia a distintas lenguas (Antes Del Concilio Vaticano II en Latín y Griego) y dialectos y la dividió en los capítulos y versículos que tanto ustedes usan de referencia, para que la humanidad conociese la divina revelación, no para que fuese interpretada según el pensar del que la lee. Te recomiendo el libro del Dr. Juan O’Brien “En busca de la Iglesia de Cristo”, 1962.     Ediciones Ligorianas.

La historia nos lleva como hacia 1517, Siglo 16 D.C. La razón de “división”(entre comillas por que la Iglesia no se dividió sino que ellos se separaron) de la iglesia se la podemos atribuir a dos personajes el Rey Enrique VIII que quería divorciarse lo cual la Iglesia no podía aceptar por ser en contra de la doctrina de Cristo y a Martín Lutero, que introduce el libre examen de la Biblia y se separa de la Iglesia Católica, que era la única Iglesia cristiana hasta ese momento, y funda el protestantismo, dando origen a más de 2,000 sectas que existen al presente, “dividiendo” la cristiandad.     Creó un clima de malestar, confusión e incredulidad en el mundo. ¿Crees tú que una iglesia que se funda sobre esas bases es la correcta?     Entonces, ¿se equivocó Jesús, Cristo, cuando fundó su única Iglesia? Yo sé que no. Dios no se equivoca, pero nosotros sí. Si se examina la historia y las Sagradas Escrituras veremos que ningún libro de la Biblia habla a favor del libre examen, de hecho lo condena(ver los libros de Sabiduría y Proverbios). Dios encargó personas específicas, investidas con su autoridad para dar a conocer y enseñar su Palabra al pueblo (Hechos 8, 31-32) (Hechos 8-34) (1 de Pedro 1,20-21) (Gálatas 1, 11-12).     Los falsos maestros y los falsos profetas son los que propagan la interpretación libre de las Escrituras, consiguiendo con eso alejar a las personas de la Tradición apostólica y la verdadera Iglesia.     “Hubo falsos profetas en el pueblo de Israel, y lo mismo entre ustedes habrá falsos maestros que introducirán novedades dañinas.” (11 Pedro 2,1). (Mateo 15,14) (11 Pedro 3, 15-16).

Antes de llegar a alguna conclusión debemos consultarlo con nuestra conciencia, que no es otra cosa que nuestra ética, que se basa en nuestra educación según la creencia, que en este caso es nuestra fe. Para hacer esto primero hay que conocer nuestra fe, ¿qué creo?, ¿porqué lo creo? ¿en que se basa? Para no andar especulando citare el Catecismo de la Iglesia Católica, que esta escrito a la luz de la Sagrada Escritura, enseñada a través de generaciones por medio de tradición oral.

Buscando en el Catecismo encontré que el articulo 9 abarca bastante bien este tema, y he detallado algunos puntos importantes:

Cf. Cat. Art. 9 § 751 – 776

La palabra iglesia(….) del griego que significa convocación, la asamblea de los pueblos(….). El termino Kyriaké, del que se derivan las palabras en ingles church y en alemán kyirche significa la presencia     del Señor. En el lenguaje cristiano la palabra Iglesia significa(….) la asamblea litúrgica, la comunidad local y toda la comunidad universal de creyentes(….) y estas tres significaciones son inseparables(….). También a la Iglesia se la llama Construcción de Dios(….). El mismo Señor se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que se convirtió en piedra angular(….)

759- El Padre eterno creó el mundo por una decisión totalmente libre y misteriosa de su sabiduría y bondad(….) Dispuso convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia, (…) familia de Dios que se constituye y realiza gradualmente por etapas a lo largo de la historia humana(…) La Iglesia ha sido prefigurada ya desde el origen del mundo.(….)

760- Dios creó el mundo en orden a la comunión en su vida divina, comunión que se realiza mediante la convocación de los hombres en Cristo, y esta convocación es la Iglesia(…) La reunión     de la Iglesia es por así decirlo la reacción de Dios al caos provocado por el pecado(…)

763- El Señor Jesús comenzó su Iglesia con el anuncio de la Buena Noticia, es decir, de la llegada del Reino de Dios prometido desde hacía siglos en las Escrituras.(…) La Iglesia es el Reino de Cristo presente ya en misterio.

766- Pero la Iglesia ha nacido principalmente del don total de Cristo por nuestra salvación, anticipado en la institución de la Eucaristía y realizado en la Cruz. “El agua y la sangre que brotan del costado abierto de Jesús crucificado son signo de este comienzo y crecimiento”. Pues     del costado de Cristo dormido en la Cruz nació el sacramento admirable de toda la Iglesia. Del mismo modo     que Eva fue formada del costado de Adán adormecido, así la Iglesia nació del corazón traspasado de Cristo muerto en la Cruz.(…)

769- La Iglesia solo llegará a su perfección en la gloria del cielo, cuando Cristo vuelva glorioso(…) Cristo como único Mediador, estableció en este mundo su Iglesia Santa, comunidad de fe, esperanza y amor, como un organismo visible.

790- Los creyentes que responden a la Palabra de Dios y se hacen miembros del Cuerpo de Cristo, quedan estrechamente unidos a Cristo: La vida de Cristo se comunica a los creyentes, que se unen a Cristo muerto y glorificado, por medio de los sacramentos de una manera misteriosa pero real.(…) La unidad de Cristo y de la Iglesia, Cabeza y miembros del Cuerpo, implica también la distinción de ambos en una realización personal.(…)

813- La iglesia es una debido a su origen: “El modelo y principio supremo de este misterio es la unidad de un solo Dios Padre e Hijo en el Espíritu Santo, en la trinidad de personas. La Iglesia es una debido a su fundador: pues es el mismo Hijo encarnado, Príncipe de la Paz, por su Cruz reconcilió a todos los hombres con Dios… restituyendo la unidad de todos en un solo pueblo, un solo cuerpo.(…)

817- De hecho, en esta una única Iglesia de Dios, aparecieron ya desde los primeros tiempos algunas escisiones que el apóstol reprueba como severamente condenables; y en siglos posteriores surgieron disensiones más amplias y comunidades no pequeñas se separaron de la comunión plena con la Iglesia Católica y, a veces, no sin culpa de los hombres de ambas partes.(…)

818- Los que nacen hoy en las comunidades surgidas de tales rupturas “y no son instruidos en la fe de Cristo”, no pueden ser acusados del pecado de la separación y la Iglesia Católica los abraza con respeto y amor fraterno… justificados por la fe en el bautismo, se han incorporado a Cristo; por tanto, con todo derecho se honran con el nombre de cristianos y son reconocidos con razón por los hijos de la Iglesia Católica como hermanos en el Señor.(….)

Quien interpreta la Biblia por sí mismo, se convierte en su único maestro y de seguro será esclavo de su soberbia y de su ignorancia. (1 Timoteo 1, 6-7) (1 Juan   4,1). Amiga, estamos viviendo tiempos difíciles. Tú has estado muy cerca de personas que tenían otra fe y en momentos difíciles el enemigo actúa. A ti se te ha dado mucho, te educaste en la verdad y el Señor te va a exigir mucho y pedirá cuentas por cada uno de nosotros.     Perdona que te escriba así, pero siento que tengo que hacerlo.     Como te dije “Dios obra por senderos misteriosos y Él sabrá por que tengo que ser yo la que te escriba ésto. Tal vez (quien sabe) te esta utilizando para hacerme buscar más de Él. Quizás, Dios, en su infinita sabiduría, me ha puesto a estudiar más a fondo mi fe y como el arquitecto prudente reafirmar que mi casa tiene sus cimientos en la roca, no en arena. Créeme que no me gusta; sería más fácil pensar que yo rezaré por ti y que Dios te ilumine, pero Él quiere que sea de esta manera.     Yo soy vaga para escribir, pero siento que tengo que hacerlo.     Si tú quieres hay muchos otros temas que, aunque no son fáciles de aclarar como la Virgen, los Santos, el purgatorio, podemos echarles un vistazo. Otro detalle es que Lutero le quitó 7 libros a la Biblia original, solo por que originalmente no estaban escritos en hebreo sino griego, pero para el tiempo que fueron escritos, el griego era el idioma popular, recuerda que Grecia también tuvo su imperio y así como san Pablo escribió en Latín se escribieron esos libros en     griego. Si uno busca humildemente verdad encuentra de muchas cosas que parecen ocultas, pero lo fundamental es el origen que fue lo que Dios estableció y de una equivocación del hombre vienen muchas.

San Pablo exhorta a Timoteo, Obispo, con las siguientes palabras “Te ruego delante de Dios y de Cristo Jesús, que vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos; te pido en nombre de su venida gloriosa y de su reino: predica la Palabra, insiste a tiempo y destiempo, amenazando y aconsejando siempre con paciencia y preocupado de enseñar. Pues vendrá un tiempo en que los hombres ya no soportarán la sana doctrina, sino que buscarán una multitud de maestros, según sus deseos. (II Timoteo 4, 1-3).

Martín Lutero, fundador del protestantismo decía (en su lecho de muerte): “No hay duda de que Dios honra a la Iglesia romana por encima de todas las demás.. “Amiga, Dios no se equivoca.

Que el Señor te ilumine y te bendiga para que evangelices, pero por el camino correcto, por el único, el que Cristo estableció, por que El no quiere que sigas sacando miembros de su rebaño(hay de aquel que escandalice a uno de estos mis pequeños). Que la Virgen santísima te proteja.

La autora es
Kenya M. Carrasquillo,
Ph.D. Decana Asociada,
Escuela Graduada Adm. de Empresas
Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico

(Pionet)

Arriba

Psicología-pop

Cuando uno entra en una librería cualquiera, se encuentra en los estantes de autoayuda con numerosos libros que promueven, entre otras muchas cosas, una suerte de “psicología pop”. Estos libros, que son el éxito editorial absoluto de los últimos años, están llenos de medias verdades y de mitos. Observemos algunas de estas mentiras:

Mito 1: Los seres humanos son básicamente buenos

El primer mito que abordaremos es la creencia de que las personas son básicamente buenas. Melody Beattie, autora del exitoso “Codependent No More” (No más co-dependencia), dice que nosotros “sufrimos de una vaga pero penetrante aflicción: la baja auto-estima”. Ella sugiere que dejemos de torturarnos e intentemos levantar nuestra auto-imagen. ¿Cómo hacemos eso? Ella dice: “Ahora mismo, podemos darnos un gran abrazo emocional y mental. Estamos bien. Es maravilloso ser quienes somos. Nuestros pensamientos están bien. Nuestros sentimientos son apropiados. Estamos exactamente donde debemos estar hoy, en este momento. No hay nada malo en nosotros. No hay nada fundamentalmente malo en nosotros”.

En otras palabras, Beattie está diciendo que nosotros somos básicamente buenos. No hay nada malo en nosotros. Al menos no hay nada fundamentalmente malo. No hay ninguna falla que deba ser corregida.

Peter McWilliams, en su bestseller Vida 101, está a la cabeza del tema que tratamos. Esto es lo que él dice en la breve sección titulada, “Los seres humanos ¿son fundamentalmente buenos o fundamentalmente malos?”

En principio, todos tendemos a responder que el ser humano es fundamentalmente bueno, pero ¿es así? Cuando observamos los defectos que deforman desde edad muy temprana la virtud de muchos niños nos preguntamos a qué puede deberse este rasgo de egoísmo, aquel otro de capricho, uno más de maldad abierta y declarada. Los niños, no nos engañemos, tienen muchas veces grandes defectos que, para su escala, son tan graves como los que padecen los adultos. Y creer que todo el mal estriba en una mala educación es no querer reconocer las inclinaciones naturales de muchos chicos que disfrutan haciendo algo que entienden que es dañino, aún habiendo recibido cariño, contención, y una buena guía paterna.

Un buen ejemplo desmitificador lo encontramos en la vida de Santa Teresita del Niño Jesús, quien habiendo sido educada en una familia ejemplarmente cristiana (prácticamente toda en proceso de beatificación), mostró desde pequeña graves defectos y malas inclinaciones, como un orgullo desmedido, desobediencia, etc. En su autobiografía describe cómo ella comprendía que las cosas estaban mal y pese a ello deseaba hacerlas. Esto debe llevarnos a una profunda reflexión.

Cuando leemos la Sagrada Escritura, comprendemos algo radicalmente distinto a lo descrito por los psicólogos “pop”. Adan y Eva cometieron el primer pecado, y la raza humana ha nacido moralmente corrupta desde entonces. Según las Escrituras, incluso un infante aparentemente inocente nace con una naturaleza del pecado. David dice en Salmo 51:7: “Mira que en maldad fui formado y en pecado me concibió mi madre”. El bebé recién nacido ya tiene una naturaleza de pecado y empieza a demostrar esa misma naturaleza temprano en su vida. Romanos 3:23 nos dice que: “Todos han pecado y todos están privados de la gloria de Dios”. Nosotros no somos, en principio, buenos como enseñan los psicólogos pop, y tampoco somos dios como los promotores del New Age (y demás gnósticos) nos quieren hacer creer. Ni tampoco somos esencialmente malos como algunas corrientes protestantes desean hacernos creer. Nosotros somos pecadores y podemos corregir nuestro pecado original sólo a través del bautismo y luego de la coherencia en la fe, es decir, sólo a través del Único Dios.

Mito 2: Necesitamos más autoestima y auto-valoración

El siguiente mito a examinar es el que declara que lo que nosotros realmente necesitamos es más autoestima y auto-valoración. En el libro titulado “Autoestima”, Matthew McKay y Patrick Fanning afirman: “La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica”. Ellos creen que necesitamos dejar de juzgarnos y empezar a aceptarnos como somos.

Para esto, los autores proporcionan una serie de afirmaciones que necesitamos decirnos para reforzar nuestra autoestima. Primero, “yo valgo la pena porque respiro y siento y estoy consciente”. Bien, ¿no se aplica también esto a los animales? ¿Y pierdo mi autoestima si detengo la respiración? En cierto sentido, esta afirmación está tomada de la declaración de René Descartes, “pienso, luego existo”. Ellos parecen decir: “yo soy, por consiguiente, valgo la pena”.

En segundo lugar dicen: “estoy básicamente bien como soy”. Pero ¿es eso verdad? ¿Es verdad para Charles Manson? No algunos de nosotros, sino de hecho todos nosotros, ¿no necesitamos algún cambio? Una tercera afirmación es “está bien satisfacer mis necesidades cuando las siento”. ¿De verdad? ¿Qué pasa si satisfago mis necesidades a costa de dañar a otros? ¿No puedo acaso justificar toda clase de males para satisfacer mis supuestas necesidades?

Bien, podemos ver el problema sobre autoestima de la psicología pop. Es muy común que se den este tipo de “consejos”, que pueden llevar fácilmente al mal y todo tipo de pecados.

William James, a menudo considerado como el padre de la psicología norteamericana, definió la autoestima como “la suma de los éxitos y pretensiones”. En otros términos, la autoestima es un reflejo de cómo la persona se está desenvolviendo en comparación a cómo piensa que se debería estar desenvolviendo. Así, la autoestima realmente puede fluctuar de día a día.

Si nos fijamos en estas últimas consideraciones, la persona, totalmente llevada por la consecución de sus deseos (buenos o malos) y por el nivel de su autoestima (variable como hemos comentado) se convierte en una bomba de tiempo para quienes están a su alrededor. ¿Dónde queda la caridad, el interés por las necesidades del prójimo, el olvido de sí mismo, el amor a Dios por sobre todas las cosas, etc.? Son ahogados por libros como esos en los que creemos que estamos siendo ayudados a superar nuestros “errores” de comprensión y acción.

La auto-valoración, sin embargo, es diferente. Nuestro valor como seres humanos tiene que ver con el hecho de que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios. Nuestro valor nunca fluctúa porque está anclado en el hecho de que el Creador nos hizo. Somos seres espirituales y físicos, con conciencia, voluntad, inteligencia, sentimientos… Esto es una visión completamente diferente a la que estos “psicólogos” nos enseñan.

Mito 3: No puedes amar a otro hasta no amarte a ti mismo

En este caso, recordemos la canción de Whitney Houston “El amor más grande de todos”. Su letra dice: “Aprender a amarse a uno mismo es el más grande amor de todos”.

Peter McWilliams, el autor de Vida 101, promueve esta idea en su libro Amor 101 que lleva el subtítulo: “Amarse a sí mismo es el principio de un romance para toda la vida”. Él pregunta, “¿Quién es más calificado para ser amado que uno mismo? ¿Quién más sabe que quieres, precisamente cuando lo quieres y está siempre alrededor para proporcionarlo?”. Obviamente, para él la respuesta a estas preguntas es: yo.

Y continúa diciendo: “Si, por otro lado, has llegado gradualmente a la conclusión aparentemente prohibida de que antes de que realmente podamos amar a otro de verdad, o permitir a otro amarnos apropiadamente, nosotros debemos aprender primero a amarnos a nosotros mismos… entonces este libro es para ti”. Notemos que él no sólo está diciendo que no podemos amar a otros hasta no amarnos a nosotros, sino que tampoco podemos dejarnos amar hasta no aprender a amarnos a nosotros mismos.

Melody Beattie, autora de “No más co-dependencia”, cree lo mismo. Uno de los capítulos de su libro se titula: “Tenga una aventura amorosa con usted”. Jackie Schwartz, en su libro “Dejando ir la tensión”, incluso sugiere que al lector se escriba a sí mismo una carta de amor y “dígase todos los atributos que le gustan, le agradan, le excitan de usted”.

La Iglesia con la Sagrada Escritura desaprueba este tipo de “amor” a nosotros mismos. Hasta el punto de está asumido que en realidad nos amamos demasiado y debemos aprender el sacrificio, la autoabnegación, la caridad, etc. También enseña que ese amor es un acto de la voluntad, y que al amar en Dios siempre queremos perfeccionarnos en servirlo a El y a sus criaturas. Por eso podemos escoger amar a alguien aún cuando en principio no acompañen los sentimientos a nuestra resolución.

Y esto es absolutamente coherente. Hemos sido creados para conocer, servir y amar a Dios. Si nos dedicamos a conocernos a nosotros mismos en la búsqueda de nuestra supuesta divinidad interior, si nos servimos a nosotros en cuanto capricho tenemos, si nos amamos a nosotros por encima de Dios y del prójimo, entonces somos una perfecta caricatura del infierno, es decir, de todo lo contrario a lo que da razón de ser a nuestra existencia. Esa es una de las “auto-ayudas” que nos dan estos libros…

Mito 4: No debemos juzgar a nadie

Discutamos este mito. Muchos psicólogos “pop” creen que no debemos juzgar a nada ni a nadie. En su libro titulado “Autoestima”, Matthew McKay y Patrick Fanning sostienen que los juicios morales sobre la gente son inaceptables. Ellos escriben: “Duro como suena, usted debe abandonar las opiniones morales sobre las acciones de otros. Cultive, en cambio, la actitud de que ellos han elegido la mejor opción disponible, dado su conocimiento y necesidades del momento. Comprenda que, aunque su conducta puede no parecer o ser buena para usted, no es mala”.

Así que no se permiten los juicios morales. Usted no puede juzgar las acciones de otra persona, aun cuando usted comprende que lo que se está haciendo es malo. McKay y Fanning siguen diciendo: “¿Qué significa que las personas escogen su mayor bien? Significa que usted está haciendo lo mejor que puede en este momento dado. Significa que las personas siempre actúan según su conocimiento, necesidades y valores. Incluso los terroristas al poner bombas para herir a inocentes están tomando una decisión basada en su mayor bien. Significa que usted no puede culpar a las personas de lo que hacen. Ni tampoco puede reprocharse a usted. No importa cuán distorsionado o torcido es el conocimiento de una persona, él o ella es inocente y sin culpa.”

Agreguemos entonces a los deseos desatados y al amor propio inconmensurable el gran aporte de la absoluta amoralidad. Al parecer, no existe el mal salvo en tratar de distinguir lo que está mal de lo que no. Por eso, esto debe ser erradicado dejando la más completa “libertad” a los “errores” del prójimo. Es decir, en nuestras palabras, dejando al mal campear tranquilo, ya que desde una visión totalmente relativista, lo que para mí es malo, para él/ella puede ser bueno.

Obviamente, debemos evitar caer en una constante crítica de los defectos del prójimo, eso no es caritativo y está completamente mal. Pero esa crítica desmesurada de la que debemos escapar, es muy diferente a la comprensión cabal de qué está bien y qué no para intentar eliminar todo aquello que es contrario al Espíritu de Dios y, por consiguiente, a todos nosotros.

Aunque los amigos antes citados no deseen reconocerlo, existe el mal objetivo. El mal que no es un “poder” contrario al bien, sino una falta de bien. Allí donde debería haber amor, hay auto-idolatría. Donde debería haber cuidado al prójimo, están sólo “mis” necesidades. Donde debería haber defensa de la Verdad, hay relativismo en donde todo es bueno sin importar Dios ni ninguna de Sus consideraciones, etc., etc.

El mal existe, y es muy diferente al error. Puedo indicar a una persona que siga un camino para llegar a un lugar, y luego darme cuenta de que me equivoqué. Intentaré reparar si puedo, y si no al menos me disculparé con Dios. Pero también puedo mandar, a propósito, a la persona en otra dirección, por el solo hecho de divertirme con el daño que le provoco. Este ejemplo pequeño, ilustra lo que hacemos día a día cuando sabemos que una cosa debe o no debe hacerse y ejecutamos lo contrario, con conocimiento y consentimiento de lo que estamos haciendo. Eso es lo que un cristiano llama pecado, y es lo que los “psicólogos pop” se esfuerzan por eliminar con consejos malvados (y no erróneos) como éstos.

Dios es el Bien, es la afirmación de todo lo bueno. Todo lo que niega en algún punto tan siquiera al bien, está negando a Dios. Es así de sencillo, y así de radicalmente contrario al mandato asesino de la virtud de la Nueva Era.

Mito 5: Toda culpa es mala

En su exitoso, “Tus zonas erróneas”, Wayne Dyer dice que él cree que hay dos emociones inútiles: la culpa y la preocupación. No vamos a detenernos a discutir si la preocupación es una emoción o una forma de reacción, pero el tema de la culpa no puede pasar por alto. Empecemos entendiendo por qué él dice que la culpa “es la más inútil de todas las conductas de zonas erróneas.”

Wayne Dyers cree que la culpa se origina de dos fuentes: los recuerdos de la niñez y el actual comportamiento desviado. Él dice: “Así usted puede mirar todas sus culpas como las reacciones a las normas impuestas en las que usted todavía está intentando agradar a una figura de autoridad ausente, o como el resultado de intentar mantener las normas auto-impuestas que usted realmente no obedece, pero que hace obedecer a otros. En cualquier caso, es la conducta mas tonta, y – lo que es más importante – la más inútil.”

Sigue diciendo que “la culpa no es una conducta natural” y que nuestras “zonas de culpa” deben ser “exterminadas, lavadas y esterilizadas para siempre”. Entonces, ¿cómo extermina uno sus “zonas de culpa”? Él propone: “haga algo que usted sabe que provoca sentimientos de culpa” y entonces luche por eliminar esos sentimientos”.

Dyer cree que la culpa es “una herramienta conveniente para la manipulación” y una “fútil pérdida de tiempo”.

Agreguemos al relativismo, al auto-hedonismo, a la satisfacción desatada, etc. que antes comentábamos este punto que estamos tratando, y tendremos una bestia hecha y derecha.

La Sagrada Escritura hace una distinción entre dos tipos de culpa: la culpa verdadera y la culpa falsa. Veamos en 2 corintios 7:10 donde el Apóstol Pablo dice “Pues la tristeza según Dios es causa de penitencia saludable, de que jamás hay por qué arrepentirse; mientras que la tristeza según el mundo lleva a la muerte”.

El dolor mundano (a menudo llamado falsa culpa) nos causa enfocarnos en nosotros, mientras que el dolor piadoso (la verdadera culpa) nos lleva a enfocarnos en la persona o personas a las que hemos ofendido. El dolor mundano (o la falsa culpa) nos lleva a ponernos en lo que hemos hecho en el pasado, considerando que el dolor piadoso (o la verdadera culpa) nos lleva a atender lo que podemos hacer en el presente para corregir lo que hemos hecho. Las acciones correctivas que nacen del dolor mundano son motivadas por el deseo de dejar de sentirse mal. Las acciones que salen del dolor piadoso son motivadas por el deseo de ayudar a la persona ofendida o por agradar a Dios o para promover el crecimiento personal. Finalmente, los resultados del dolor mundano y los del dolor piadoso difieren. Los resultados del dolor mundano son cambios temporales. Los resultados del dolor piadoso son el verdadero cambio y el crecimiento.

Cuando no existe culpa, no hay arrepentimiento. Y donde no hay arrepentimiento, no se da el cambio. Si una cosa es mala, entendiéndose por mal lo que antes aclaramos, tiene que llegar a nuestra comprensión el daño que hemos provocado, el dolor por haberlo hecho y, por rechazo a lo anterior, el deseo de no volver a cometerlo. Si esta culpa no existe, entonces puedo seguir cometiendo el mismo mal indefinidamente, muerto a toda alarma interna (conciencia) y externa (Dios) para enmendarnos, dejar de ofender, de lastimar y de destruir.

Conclusión

En este pequeño dossier, hemos visto apenas algunos de los mitos que infestan las librerías de todo el mundo. Esos “mitos”, si de verdad se les puede llamar así, tienen el mismo origen y fin que el del gnosticismo. Es decir: Dios está dentro nuestro, y en nuestro proceso de descubrirlo iremos comprobando que vivimos en la ilusión. Por esto, todo lo que decimos y hacemos es bueno (somos Dios después de todo) y todo lo malo no existe (porque forma parte de la ilusión).

Frente al “místico” hindú o budista, que puede dejarse morir de hambre o prenderse fuego por “amor” a su creencia gnóstica de ilusión y panteísmo, tenemos también el bando de quienes toman sólo los elementos que pueden servirle para servirse indiscriminadamente a sí mismos. La autoayuda es, básicamente, una guía para olvidarnos de Dios, del prójimo y de la Creación y centrarnos absolutamente en nosotros mismos. El gnosticismo es la religión del demonio. Si no vemos el mal o lo queremos igual que al bien, si sólo nos amamos a nosotros mismos, si queremos alcanzar algo a costa de lo que sea, si nos rebelamos ante quien nos muestre un defecto, si no queremos ser regulados por la moral, etc., somos dignos hijos de quien se dedica a la perdición de los hombres tras el velo de la libertad, la relatividad y el desdén a la Obra de Dios.

(Catholic)

Arriba

RECUERDA PAPÁ……..

—Que si no juegas conmigo ahora, cuando tu quieras habré crecido.

—Que la armonía entre tu y mamá me dará seguridad ante la vida y hará de mi un triunfador o frustrado.

—Que de tu amor depende mi capacidad de amar cuando sea adulto.

—Que soy muy feliz cuando me llevas dormido hasta mi cama.

—Que lo que yo aprendo contigo lo recordaré toda la vida.

—Que si oramos juntos aprenderé a comunicarme con Dios.

–Que  el amor y el respeto que demuestres por nuestros semejantes será el  amor y el respeto que yo les tenga cuando sea adulto.

—Que yo también tengo intereses personales.

—Que me gusta tomar parte en las decisiones familiares.

—Que te necesito más que a mi mejor AMIGO.

(EVPP)

Humor

El consumismo en el año 2003.
¡Alégrense ! según los mas encumbrados expertos en economía, marketing y
tendencias del consumidor, este año 2003, será el año del “consumismo”.
Tendrá que quedarse:
1. Con-su-mismo auto.
2. Con-su-mismo sueldo.
3. Con-su-mismo departamento.
4. Con-su-mismo guardarropa.
¡Aaaaaaaaahhh!, y si hay suerte, quizás también con-su-mismo “trabajo”, así que disfrútenlo mientras puedan.

(Encuentra)

Arriba

Lecturas del 8-10-02 (Martes de la Semana 27)

SANTORAL:  Santa Pelagia Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Galacia 1, 13-24

 

Hermanos:

Seguramente ustedes oyeron hablar de mi conducta anterior en el Judaísmo: cómo perseguía con furor a la Iglesia de Dios y la arrasaba, y cómo aventajaba en el Judaísmo a muchos compatriotas de mi edad, en mi exceso de celo por las tradiciones paternas. Pero cuando Dios, que me eligió desde el seno de mi madre y me llamó por medio de su gracia, se complació en revelarme a su Hijo, para que yo lo anunciara entre los paganos, de inmediato, sin consultar a ningún hombre y sin subir a Jerusalén para ver a los que eran Apóstoles antes que yo, me fui a Arabia y después regresé a Damasco.
Tres años más tarde, fui desde allí a Jerusalén para visitar a Pedro, y estuve con él quince días. No vi a ningún otro Apóstol, sino solamente a Santiago, el hermano del Señor.
En esto que les escribo, Dios es testigo de que no miento. Después pasé a las regiones de Siria y Cilicia. Las Iglesias de Judea que creen en Cristo no me conocían personalmente, sino sólo por lo que habían oído decir de mí: «El que en otro tiempo nos perseguía, ahora anuncia la fe que antes quería destruir.» Y glorificaban a Dios a causa de mí. Palabra de Dios

SALMO Sal 138, 1-3. 13-14b. 14c-15 (R.: 24b)

  1. Señor, llévame por el camino eterno.

Señor, tú me sondeas y me conoces  tú sabes si me siento o me levanto;  de lejos percibes lo que pienso,  te das cuenta si camino o si descanso,  y todos mis pasos te son familiares.  R.

Tú creaste mis entrañas,  me plasmaste en el seno de mi madre:  te doy gracias porque fui formado  de manera tan admirable. Qué maravillosas son tus obras!  R.

Tú conocías hasta el fondo de mi alma  y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto,
cuando era tejido en lo profundo de la tierra.  R. X Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 38-42

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra. Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.» Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada.»

Palabra del Señor.

Reflexión

Este evangelio, nos muestra dos formas de seguir a Jesús, y también nos indica cuál es la más perfecta.

A primera vista parece que Jesús reta a Marta por trabajar mucho y elogia a María por no hacer nada.

Sin embargo, la Iglesia celebra cada año, el 29 de julio a Marta como Santa, y nos la propone como modelo de los que se dedican a servir en el hogar.

Entonces ¿Qué es lo que desaprueba Jesús en Marta y alaba en María?

Marta y María, hermanas de Lázaro, reciben a Jesús en su casa, pero observa San Lucas que mientras Marta “estaba muy ocupada en las tareas de la casa”, María, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.

En esa época, eran los discípulos quienes se sentaban a los pies de sus maestros. Y María, aprovecha la oportunidad, para sentarse a los pies de Jesús, para ser su discípula.

Y ésta actitud…. chocaba con las costumbres de la época, porque no se admitía, que las mujeres fueran discípulas.

En tiempos de Jesús, un hombre no podía estar hablando públicamente con una mujer, y muchos menos aún enseñarle.

Asimismo sólo los varones podían asistir al culto, las mujeres estaban en las casas de oración en lugares apartados y secundarios.

A cualquiera que se le hubiera preguntado en ese momento, cuál era el lugar de María, hubiera contestado simplemente: la cocina.

Y por eso,… porque la situación no era adecuada para la época, es que seguramente Marta le reclama a Jesús que mande a María a ayudarle.

Y qué hace Jesús?

Defiende a María. El Señor reconoce la laboriosidad de Marta. No la reta por ser muy trabajadora. Y tampoco alaba a María, por perezosa.

En el evangelio no se hace alusión a que María no trabajase habitualmente, sino sólo destaca que en ESE momento, en el momento que Jesús, llega a su casa, y que ella tiene oportunidad de escucharlo y de aprender, entonces en ESE momento, en lugar de hacer las tareas de la casa, lo escucha.

Marta en cambio, si bien está haciendo algo bueno y valioso, … y quiere servir a Jesús de la mejor manera, en realidad se encuentra con una respuesta del Señor que la desconcierta, el Señor le hace ver, que con tantas preocupaciones no se toma el tiempo para escuchar lo que Jesús le quiere decir.

Las dos hermanas, quieren a Jesús y lo quieren servir, pero de distinta forma, y el Señor remarca, que hay un tiempo para cada cosa.

Y así también debe pasar en nuestra vida. En nuestra vida, tendremos momentos en que tenemos que trabajar y momentos en que tenemos que estar atentos al Señor, dialogar con él, en definitiva hacer ORACION.

Quien no se toma suficiente tiempo para la oración y para escuchar la Palabra de Dios, no podrá ser efectivo en su vida cristiana

Queremos especialmente hoy pedirle al Señor que seamos capaces de encontrar en nuestra vida el equilibrio necesario para dar al trabajo y a la oración el tiempo debido . Este mundo del hombre, en que el se afana tras la felicidad que tanto ansía, tu lo vistes, Señor, de luz temprana y de radiante sol al mediodía.

Así el poder de tu presencia encierrael secreto más hondo de esta vida; un nuevo cielo y una nueva tierra colmarán nuestro anhelo sin medida.

Poderoso Señor de nuestra historia, no tardes en venir gloriosamente; tu luz resplandeciente y tu victoria inunden nuestra vida eternamente. Amén. Himno de la Liturgia de las Horas SANTORAL: Santa Pelagia Pelagia, era una muy celebrada y conocida comediante en Antioquía. Corría entonces el siglo V.  Siendo muy joven, había estado con los catecúmenos, olvidándolo después.

Se cuenta que un domingo, Pelagia, por curiosidad volvió a entrar a un templo, y al oír al obispo predicar sobre el infinito tesoro de la misericordia de Dios, su corazón se conmovió. Quiso rezar pero no pudo, porque ya no recordaba cómo hacerlo.

Abandonó el templo con el deseo de dejar esa vida desordenada que llevaba. Se decidió a escribir al obispo. Le decía en su carta: “Al santo discípulo de Jesús: He oído decir que tu Dios bajó del cielo a la tierra para salvación de los hombres. Él no desdeñó hablar con la mujer pecadora. Si eres su discípulo, escúchame. No me niegues el bien y el consuelo de oír tu palabra para poder hallar gracia, por tu medio, con Jesucristo, nuestro Salvador.”

El obispo, creyó en la sinceridad de Pelagia. Así fue bautizada y confirmada, recibiendo la Eucaristía.

Desde ese momento, cambió su vida. Repartió entre los pobres sus joyas y bienes, liberó a sus esclavos y vistiendo una humilde túnica, dejó Antioquía.

Cerca de Jerusalén, halló una gruta, donde se decidió a morar, haciendo una vida austera, penitencia y oración.

Por prudencia, ocultó su condición de mujer, y quien le preguntaba el nombre respondía que era “Pelagio”.

En ese tiempo, se desarrollaba el concilio de Antioquía y un diácono del obispo queriendo ir a Jerusalén, le pidió permiso al obispo para ir allí, diciendo que quería conseguir noticias sobre un ermitaño llamado Pelagio.

Llegó a encontrar a Pelagio en su cueva, quien lo recibió y volvió luego a encerrarse a rezar. Se cuenta que cuando volvió el diácono, Pelagio, ya no respondió. Cuando entraron en la cueva, encontraron muerto al ermitaño. Al disponerse a ungirlo con mirra -como entonces se usaba-, hallaron que era una mujer.

Vinieron entonces de los monasterios mujeres que estaban en Jericó y en el Jordán y marchando con cirios y luminarias y cantado himnos, dieron sepultura al cuerpo de Pelagia. Era un 8 de octubre del año 468

Las singulares características de esta santa nos proporcionan la oportunidad de recordar que el riguroso apartamiento de los ermitaños no es una rareza, sino el fruto de un decidido y exclusivo anhelo de buscar a Cristo.

Figuras como las de Pelagia, recordaban proféticamente a la Iglesia de su tiempo el verdadero orden de los valores, oscurecido frecuentemente por los crecientes compromisos temporales.